miércoles, 30 de junio de 2010

viernes, 25 de junio de 2010

lunes, 21 de junio de 2010

viernes, 18 de junio de 2010

miércoles, 16 de junio de 2010

-Ayer cumplí cuatro años en esto de lo blogolososidad. Lo festejé como se debe: no metiéndome a internet para nada. Pero qué fresco soy a veces, me cae. Gracias a todos lo que, en algún momento, han pasado a leer algunas de mis incoherencias. Su retroalimentación siempre ha sido apreciada. Aunque, claro, como dicen por ahí, “yo escribo para mi mismo”… pfff.

-Los que extrañaron a Dave Mustaine el lunes pasado y temen por no volverlo a ver por acá, no se preocupen. Dave se está encomendando a Jesucristo y pronto lo veremos más chillón y resentido que nunca.

-Los que si vendrán con ganas son los pinches changos. ¿Todo volverá a ser como antes? ¿El chango de la derecha regresará? ¿El chango de la izquierda es más siniestro de lo que creíamos? ¿Habrá un tercer chango que ni es izquierdo ni derecho y que piensa imponer a Peña Nieto para este 2012? No se pierdan el próximo episodio de “Pinches Changos”.

-Todos andan vueltos locos por el mundial. Y yo me lo estoy perdiendo olímpicamente… ¿entendieron? ¿Mundial? ¿Olimpiadas? Qué ingenio el mío… coff coff. En fin, que ojalá ganen las chivas. Se cuidan.

lunes, 14 de junio de 2010

Pablo. El dodo hipster / 1



Pablo el dodo está pasando por una crisis de identidad y ahora está en su etapa hipster. Él no se denomina hipster, porque piensa que los hipsters son seres inferiores y que creen estar siempre a la vanguardia cuando no le llegan ni a los talones. Eso lo hace más hipster que nueve Spike Jonze juntos. Te queremos, Pablo... aunque nos gustabas más en el otro blog.

viernes, 11 de junio de 2010

miércoles, 9 de junio de 2010

Pitsis

Vienen los Pixies. Me alegra la noticia, aunque ando pobre y falta ver de a cómo andan los boletos. Qué chido que vengan, esperemos que no cancelen como la ves pasada y que abran más fechas para que quepamos todos los que los queremos ver.

Hasta ahora no he visto la actitud mamona de otros conciertos esperados, como el de Radiohead. Ya saben, esa de “si no eres fan de verdad, no vayas” o “seguro vas por la rola famosa” y esas mamadas. Hasta ahora he visto alegría genuina por la visita de ésta banda de Boston. Pero bueno, tampoco me he puesto a revisar tan minuciosamente reacciones de la gente y en mi timeline de twitter nadie se ha puesto pesado. Pero en fin, seguro no faltará el que se quiera hacer el fan policía y que se ponga a ver quien es “indigno” de ver a “su banda”.

Quien sabe. A lo mejor no se presenta esto. Según mi percepción, una banda como esta, con todo y su historia y los santos que quieran colgarle (creadores del grunge, leyendas “indie”, dioses de la eyaculación (ok, eso no)), es una banda muy simple. Si escuchas las canciones y te gustan, ya estuvo. No hay pretensiones intelectuales o algo que pueda crear la pose de que escuchar a los Pixies es sinónimo de grandeza y superioridad. Al menos así lo percibo yo. Es más, con ninguna expresión musical, sin importar su naturaleza, debería ser usada para crear estas poses, por muy culta, rara, elegante o popular que esta sea. Pero bueno, siempre hay personas que buscan cualquier pretexto para extender sus actitudes de secundaria. Por cierto, mi papá es mejor que el suyo.

En fin. A ver que onda con la venta de boletos. No hay que ponerse locos. Si alguien quiere verlos “nomás por Where is my mind”, está en todo su derecho. Y si la tocan, no es como castigo a los fans de México por no ser tan exquisitos, ni es una prueba a ver si son fans o no, ni mucho menos es un mensaje subliminal en donde la banda nos llama a quemar viva a la gente que no hoza "disfrutar de lo bueno". Es una pinche banda de rock tocando sus canciones ante un público. No mamen.

lunes, 7 de junio de 2010

viernes, 4 de junio de 2010

miércoles, 2 de junio de 2010

El Sr. Amargo contra la tele de paga.

(Atención: el siguiente post está escrito por el Taquero Narcosatánico, pero bajo su alterego del Sr Amargo. Lo que leerá a continuación está lleno de odio irracional y amargura infinita, por lo que se recomienda discreción… y papel de baño. Mejor sólo relájese y disfrute. Gracias.)

Pues qué les digo, yo nunca tuve tele de paga hasta hace unos meses. Yo era de esos que gustaban de ver series y películas, pero tenían qué conformarse con los horribles horarios y los doblajes malos. Incluso ya me había convertido en uno de esos que dicen “yo no veo tele”, en tonito de “soy bien acá”, cuando en el fondo pensaba “snif, ojalá pongan nuevos episodios de la ley y el orden”. Tons, desde febrero, tenemos tele de paga en mi casa (el Dish que le dicen). Y desde entonces ahí me tienen pegado a la caja de colores, descubriendo cosas como 30 Rock, viendo sitcoms con subtítulos y demás maravillas, así como películas chidas. Hasta ni le quiero apagar a al aparatito ese, porque “qué tal que hay algo”.

Sin embargo, gracias a la tv de paga, ahora conozco muchas cosas que hubiera preferido nunca conocer. Cosas que ahora ocupan espacio en el disco duro que es mi cabeza y que preferiría borrar. He aquí una pequeña lista de…

Cosas que conozco por la televisión de paga que hubiera preferido no conocer:

1. Jersey Shore
Un montón de weyes de quien sabe donde, van a quién sabe que lugar a coger mucho, broncearse y a ser patéticos… o algo así. Al parecer, en EU es muy polémico y tiene un montón de rating. Yo sólo he visto unos minutos y ya siento que lo odio.

2. Happy Chop
Si de algo está plagada la televisión de paga, es de horribles infomerciales. En televisión abierta también los hay, y a veces hasta se enciman en los programas. Aquí no es tan grave, ocupan los horarios de publicidad que les corresponden. Pero el pelón amanerado diciendo “¿odia esas enormes máquinas?” y que hace una salsa “cha cha chop” es ahora parte de mis más horribles pesadillas. Te odio, happy chop ¬¬

3. Estrellas pop de moda
Si de algo estaba orgulloso era de no saber nunca quién era la última “maravilla” del pop. Pero ahora, cual plaga, les sé decir qué canta lady gaga, un jonas brothers, Kesha (o kusha, o kisha, algo asi) y ya me costa qué tan horrible es Tokyo Hotel (antes sólo lo intuía).

4. American Idol
Odio que lo transmitan. Odio a sus “expertos”, que realmente no son tan relevantes para el pop como creen ser. Odio que se reduzca el talento a “cantaste bien ese cover”. Y lo peor, me odio a mí por andar viendo esta cosa para ver qué ponen :(

5. Cartoon Network
Qué bueno que no soy niño. Tantas horas de Ben 10, Jóvenes titanes y demás cosas seguro hacen daño a la pobre mente de nuestra juventud. Los niños deberían estar viendo violencia sin sentido, sexo explícito y chistes de pedos. O el Nickelodeon de los noventa (es lo mismo)

6. Canal Bio.
Si, claro. Lo que necesitamos es conocer la vida de miles de personas, con un enfoque de superación personal. Da igual si es un rockero famoso, una actriz sin talento o el pinche Bono de U2. Todo es una lección de vida… mátenlos.

7. TNT y todos los canales que ponen películas dobladas al español
Al parecer, es el hit ver películas que pasan en el cinco, con doblaje del cinco y pagar por ello. O los que pasan “cine de arte” también doblado al español, y con un doblaje peor del que se podría esperar. Es un desperdicio.

8. Pedofile Stars
Así como no conocía a sus popstars, tampoco conocía a sus objetos de deseo. Y resulta que todos son unos mocosos. Justin Bieber, Hanna Montana, la otra niña latina de Disney Channel… Cerdos ¬¬

Y podría seguirle con esto, pero mejor iré a matar a la gente que vive en mi Dish. Nos vemos.