viernes, 30 de julio de 2010

lunes, 26 de julio de 2010

El Sr Amargo contra las malas traducciones en los títulos de las películas.

En lugar de encaminar mis esfuerzos en algo más productivo o utilizar mis energías en algo de más provecho para la sociedad, he decidido enfocar mi odio de hoy a los malos títulos que les ponen a las películas acá en México.

Si, estamos en un país en donde se habla el español y por lo tanto, es lógico que las películas en idioma extranjero lleguen a nuestro país con un título en español. Pero ¿Qué pasa cuando el título que recibe en México, más que una traducción, es un completo menosprecio para el público? ¿Qué pasa cuando películas que nos llegan de lugares hispanoparlantes reciben un cambio de nombre “más apropiado? ¿Quién es esa gente encargada de poner títulos a las películas que cree debe contarnos la película desde el título? ¿Qué pasa cuando ni siquiera ven la película? ¿Quién escribió estas reglas? ¿Por quién doblan las campanas?

He aquí ejemplos de ingenio puro, creatividad y amabilidad infinita de los distribuidores (o quien quiera que se dedique a hacer este trabajo). Maravillosos títulos que nos hacen ver que, junto con ArteCinema y Cinemex, los “ponetítulos” son los peores enemigos del fanático del cine.

Título original: Superbad
Título en México: Supercool
El hecho de que la “traducción al español” de una frase en inglés sea otra frase en inglés con un significado totalmente diferente es, cuando menos, inexplicable. Independientemente de la calidad de la cinta, el título mexicano ni siquiera respeta el espíritu de la misma.
Mejor le hubieran puesto: Supergay

Título original: Juno
Título en México: Juno. Crecer, correr y tropezar
Aquí otra tendencia inexplicable. Cuando el título de una película es un nombre propio, a veces les da por poner un subtítulo mamón con lo que, al parecer, es una explicación de la película. No se ustedes, pero nunca he escuchado a alguien afuera de un cine preguntar “¿Cuál vemos, Juno: crecer correr y tropezar o Milk: un hombre, una revolución, una esperanza?”.
Mejor le hubieran puesto: “Juno, así se llama la protagonista, no vayas a creer que no quisimos traducir. Gracias.” O “Juno. Coger, nerdear y bostezar”

Título original: W.
Título en México: ¡Hijo de… Bush! (Si, con todo y signos de exclamación)
Además de ser nombre por demás lelo y menospreciativo (“es que nadie va a querer ver una película que tenga una sola letra como título, mejor nos ponemos creativos e igual hasta se meten pensando que es una comedia chistosísima), los exhibidores no entendieron el chiste. En muchos cines se podía leer que tenían una película llamada “El hijo de Bush”. Y para rematar, los fans de Oliver Stone (el único público seguro que tenía la película) no se enteró ni de que se estrenó. Bravo.
Mejor le hubieran puesto: ¡La última locura de Oliver Stone!


Título original: Los Cronocrímenes
Título en México: Rewind
Este si no tuvo madre. Una película española, con un título en español, que además describe lo que pasa en la película (crimen, viajes en el tiempo). ¿Y en México? En vez de respetar el nombre original (insisto, en español), se le pone un nombre en inglés y cuyo único objetivo es que los fans de REC crean que ésta es su secuela o que tiene algo que ver. Incluso en el poster se puede leer “después de Rec: REWIND”. Así que, si quieres ver ésta gran película de ciencia ficción (no terror), puedes buscarla en las tiendas de dvds a un buen precio… y con éste pésimo título.
Ya de una vez le hubieran puesto: Aplaude, chango, aplaude.

Título original: The Happening
Título en México: El fin de los tiempos
Y aquí un ejemplo muy curioso. La verdad es que el título “el fin de los tiempos” es más imponente que la traducción literal “el acontecimiento” o como le pusieron en España, “El incidente”. Sin embargo, una vez viendo la película, descubres que no hay ningún fin de los tiempos durante toda la película. Si acaso, el gran meollo de toda la cinta es, si acaso, un incidente. El título mexicano será más vendedor y lo que quieran, pero por otro lado, no prepara para la decepción venidera. El título es parte importante de la obra.
Mejor le hubieran puesto: En esta película pasa un chingo.

Y ya. Ejemplos hay muchos, estos solo son ejemplos recientes. Lo curioso aquí es que, al final, los malos títulos muchas veces hacen que la gente no vaya a ver las películas al cine por no ubicar una película que quieren ver con el “ocurrente” título que les dan aquí. Y además, con el paso del tiempo nadie recuerda el nombre mexicano, por lo que muchas veces la gente tampoco las compra en dvd original. Es más ¿Alguien se refiere a Trainspotting como “La vida en el abismo”?

En fin, si ustedes tienen ejemplos de esto, por favor háganmelo saber en los comentarios. este fue el señor amargo quejándose de banalidades. Muchas gracias.

viernes, 23 de julio de 2010

miércoles, 21 de julio de 2010

lunes, 19 de julio de 2010

Mi opción favorita de paint

La mejor opción de paint es esa de “borrar selección":

viernes, 16 de julio de 2010

miércoles, 14 de julio de 2010

( I_I )/ Teléfono



viernes, 9 de julio de 2010

miércoles, 7 de julio de 2010

Lap Dance

Lap Dance

lunes, 5 de julio de 2010

viernes, 2 de julio de 2010